sábado, 5 de marzo de 2016

Incongruencias.


Si te digo “El hombre tiene más necesidad de respeto que de pan”, la gran mayoría estaría de acuerdo conmigo.
Si les digo que el autor es Marx, me mirarían raro… Algunos me tildarían de comunistoide/chairo.
Si digo “Un país donde se anteponga la igualdad a la libertad terminará sin ninguna de las dos”, la mayoría estará de acuerdo. 
Si les digo que el autor es Milton Friedman y que se refiere a la libertad de comercio y que su premio Nobel de economía puso a Pinochet en Chile, entonces me miran raro también y algunos me llaman comunistoide/chairo. 
La ironía es que en ambos lados han existido tiranías… ¿De dónde viene todo entonces?. 
Es algo mucho más simple y primigenio el origen de que ambos regímenes nunca puedan cumplir lo que prometen; sin embargo sí hay una diferencia tremenda:
Uno miente descaradamente, y el otro simplemente se pierde en el camino.

1 comentario:

Jerome Moody dijo...

Todos los extremos son malos... como también toda forma de gobierno dirigida por hombres en puestos de privilegio. Por eso, la anarquía es la única solución, aunque sea riesgosa.